viernes, 25 de septiembre de 2009

Alguien dijo una vez que el problema no es el daño es la huella. Eso mismo llevo pensando desde que nació mi hija y me he hecho especialista en paseos por la Avenida. Desde que mi niña nació y desde que me he vuelto un deportista de “Avenida pa arriba, Avenida pa abajo”, cada vez me fijo mas y es casi una obsesión en la pegatinas en forma de huella que hay a lo largo de la avenida.

Pienso que durante nuestra vida siempre intentamos dejar huella en esta vida pero mira que fueron lerdos los se les ocurrió indicar el camino desde el Ayuntamiento al Campo de Futbol que era donde se hacía el Rockjetat o como se diga. Esa broma simpática ha supuesto que pasados cinco o seis años esas huellas sigan ahí estropeando la belleza de la avenida sin un sentido concreto por que nadie sabe adonde conducen y muchos no saben por qué están ahí. Supongo que será muy difícil hacer desaparecer esas huellas por que se habrán fundido con el mármol.

He de decir que mi hija juega a pisarlas cuando pasea y me recuerda a cuando yo jugaba a pisar solo las baldosas amarillas o solo las rojas, aquel cambio de la avenida supuso un momento duro en mi adolescencia y en la de muchos niños que perdieron el juego mas divertido al que se jugaba en Torrent. Por eso ya no se si deben quitarlas o no por que el juego de las baldosas es ahora el juego de las huellas.

Lo que no me gusta es la moda de dejar huellas en la avenida como la que han puesto los de pjv (no se quien son) con el nombre de la Avenida, supongo que alguien lo investigara y les meterá un puro.

Si es lo que decía el problema no es el daño es la huella.

Algo que ver o escuchar: http://www.dailymotion.com/video/xadgdp_le-tour-de-nimporte-qui-remi-gailla_fun (espectacular para reirte cuando no tengas ganas)

jueves, 24 de septiembre de 2009

EL INICIO DE UNA AVENTURA

Estoy sentado en un banco de la Avenida de Torrent, desde aquí veo pasar la gente con sus problemas y con sus alegrías, desde hoy he decidido sentarme en él y contar lo que pasa en mi pueblo, en mi cabeza, en mi corazón y hasta en mis piernas.

Quizás no pueda venir todos los días a este banco a contar cosas pero se que siempre está dispuesto para que yo me siente.

Este banco no es propiedad del Ayuntamiento, por lo que solo yo seré el responsable de su cuidado y me esmerare para que ni unos ni otros quieran apropiarse de mi banco.

No está ni en el ficus ni en el Vedat solo sé que está en Torrent y desde, él, comienzo esta aventura que no sé donde acabara y que derroteros tomara solamente sé que yo hablare desde mi banco de la Avenida…..

Bienvenido, pasa y siéntate pero no te quedes para siempre.

Algo que ver o escuchar: http://www.zappinternet.com/video/YaHqMapFib/