martes, 2 de agosto de 2011

Y YO QUE PENSABA QUE NO...


Es verdad que la entrada de hoy, podía tratarse sobre " y yo que pensaba que no iba a escribir más en mi blog..." pero resulta que tras este descanso en mi banco (he de reconocer que ha sido demasiado largo) me he vuelto a proponer que este sea mi cuaderno de bitácora, dar mi visión de la vida, desde mi banco de la Avenida.

El titulo del post se refiere a lo que últimamente mejor me ha sentado, que es la convivencia comilitona durante una semana (he de reconocer que sufro el síndrome de la caserna), Y yo que siempre pensaba que eso de los Moros y Cristianos no me iba a gustar, que una fiesta de comer y beber no me podía venir bien ni gustarme en demasía, pues ya ves después de dos años descuento los días para que llegue el barrejat.

Este año con la Alferecía, la comisión del boato preparo algo sencillo, original, alegre, simpatico y breve (lo bueno si breve dos veces bueno) con un toque original, el batallón comiliton. Y yo que pensaba que no iba a quedar bien, sin ensayos, sin esquema, sin reglas, vamos un batallón comiliton, y ya ves después de la bajada creo que fue de lo más impactante de la bajada. 52 tíos en un bloque y un alférez a caballo, y es que así es mi fila, en un bloque al final ensayamos al ritmo de los chorizos parrilleros, con un esquema claro de orden de colocación, con una regla clara, a un brazo y un codo, es decir como somos los comilitons, todo desordenado en un orden.

Pd. Como ya dije en facebook "os hecho de menos cabrones...."

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada